Usos auxiliares de los paréntesis

Junto a las funciones puramente demarcativas —delimitadoras de unidades sintácticas y discursivas—, los paréntesis presentan usos de muy diversa naturaleza que los acercan a los signos auxiliares e, incluso, a los elementos tipográficos. Algunos de estos usos son generales, pero otros están circunscritos a ámbitos técnicos. Se enumeran a continuación los más difundidos:

a) Para introducir opciones en un texto, se encierra entre paréntesis el elemento que constituye la alternativa, sea este una palabra completa, sea uno de sus segmentos: En el documento se indicará(n) el (los) día(s) en que haya tenido lugar la baja; Se necesita chico(a) para repartir pedidos. Como se ve en los ejemplos, los paréntesis que añaden morfemas van pegados a la palabra a la que se refieren, no así los que añaden palabras completas. En este uso, el paréntesis puede alternar con la barra.

b) En obras de carácter lingüístico, se emplean los paréntesis para encerrar un elemento que se omite o cae en un proceso, como en aren(a) + oso > arenoso. Encierran asimismo secuencias que se pueden omitir en la expresión oral o escrita: tijera(s); (Ella) está muy tranquila; Las cosas saldrán como esperamos (que salgan).

c) Se utilizan los paréntesis para desarrollar las abreviaturas o reconstruir las palabras incompletas del original cuando se reproducen o transcriben textos, códices o inscripciones. Los paréntesis encierran el tramo añadido, del que no los separa ningún espacio: Imp(eratori) Caes(ari). En estos casos se recomienda utilizar con preferencia los corchetes.

d) En la reproducción de citas textuales, se usan tres puntos entre paréntesis para indicar que se omite un fragmento del original: Pensé que él no pudo ver mi sonrisa (…) por lo negra que estaba la noche (Rulfo Páramo [Méx. 1955-80]). Con esta función es más frecuente y recomendable el uso de los corchetes.

e) Las letras o números que introducen elementos de una clasificación o enumeración pueden escribirse entre paréntesis o, más frecuentemente, seguidos solo del paréntesis de cierre:

  • Los libros podrán encontrarse en los lugares siguientes:
    (a) en los estantes superiores de la sala de juntas;
    (b) en los armarios de la biblioteca principal.

O bien:

  • Los libros podrán encontrarse en los lugares siguientes:
    a) en los estantes superiores de la sala de juntas;
    b) en los armarios de la biblioteca principal.

En lugar de paréntesis, el elemento separador que se escribe entre las letras o los números y el miembro de la enumeración puede ser también un punto.

La combinación de letras o números con paréntesis o punto alterna en este uso con la raya u otros signos de carácter tipográfico, como topos o boliches (⬥, •).

Sea cual sea el sistema elegido, entre las marcas y el texto que sigue ha de dejarse un espacio de separación.

En las fórmulas matemáticas o químicas, los paréntesis sirven para aislar operaciones que forman parte de una serie; para enmarcar operaciones que contienen otras ya encerradas entre paréntesis, se utilizan los corchetes :[(4 + 2) (5 + 3)] – (6-2).

Fuente: Ortografía de la lengua española, 2010

LOS PARÉNTESIS SIGNOS ORTOGRÁFICOS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: