Coma y subordinadas de relativo

Las oraciones de relativo, también llamadas adjetivas, son oraciones subordinadas encabezadas por un elemento relativo, que puede ser un pronombre (que, quien, cuanto, el cual, el que), un determinante posesivo (cuyo) o un adverbio (donde, adonde, como, cuando, cuanto). Estas oraciones modifican a un elemento denominado antecedente, que es normalmente un sustantivo o un grupo nominal (Estoy leyendo su último libro, QUE me está gustando mucho), pero también puede ser un pronombre (Él, CUYO trabajo admiras, está dispuesto a ayudarte), un adverbio (Será hoy CUANDO se anuncien los resultados) o toda una oración (Sabe mucho, LO CUAL, nos beneficia).

Es posible, sin embargo, que el antecedente no esté expreso, bien por estar incorporado implícitamente en el propio relativo, como ocurre en QUIEN venga (‘la persona que venga’) lo hará mejor, bien por estar sobrentendido, como Elige EL QUE quieras, donde el antecedente del relativo que debe deducirse del contexto.

Oraciones de relativo con antecedente expreso

  1. Uso de la coma en oraciones de relativo explicativas. Cuando los relativos se refieren a un antecedente explícitamente expresado, la subordinada se delimita por comas siempre que constituye una estructura explicativa.
  • El nuevo empleado, que habla cuatro idiomas, se incorporará el lunes.
  • Ayudaban a los prófugos, quienes muchas veces llegaban heridos.
  • Habló de sus aventuras y desventuras, las cuales nos parecían apasionantes.
  • La asociación, cuyo fin principal es fomentar la música clásica, tiene su sede en Managua.
  • Ese lugar, donde veraneo todos los años, tiene mucho encanto.

En cambio, no se aíslan por coma del resto del enunciado las oraciones de relativo especificativas:

  • Necesitamos un empleado que sepa idiomas.
  • La mujer para quien trabaja es un encanto.
  • Es el amigo sin el cual no se puede vivir.
  • Se trata de una asociación cuyo fin principal es fomentar la música clásica.
  • El lugar donde veraneo está cerca del mar.
  1. Uso de la coma cuando el antecedente es un pronombre personal sujeto. Constituyen un caso especial las oraciones de relativo cuyo antecedente es un pronombre personal sujeto (yo, , vos, etc.), pues, aunque son siempre explicativas, se documentan frecuentemente sin la coma que debería separar el pronombre sujeto del relativo —se conserva, en cambio, la que marca el final de la relativa—: (Yo que probé las frutas más sabrosas de la tierra, me harto ahora de sombras y de barro; Yo que te he visto superar tus dudas e inquietudes, sé que tengo razones para confiar en vos. La ausencia de la primera coma y la presencia de la segunda son justificables si se entiende que las secuencias formadas por el pronombre y la relativa se delimitan de la misma manera que las construcciones concesivas o causales por las que pueden parafrasearse: Aunque probé las frutas más sabrosas de la tierra, me harto ahora de sombras y barro; Puesto que te he visto superar tus dudas, sé que tengo razones para confiar en vos. Más frecuente aún es la ausencia de la coma entre pronombre sujeto y relativo cuando estas secuencias constituyen construcciones truncadas: ¿Solo por eso viniste? Yo que me había creído que te había caído simpático. Salvo en este último caso, es preferible que estas relativas, como el resto de las explicativas, se encierren entre comas: Yo, que lo conocí como nadie, puedo contar que no era ni un genio ni un pedante; Él, que no perdía el sueño por nada, comprendió que esa noche no iba a dormirse.
  2. Uso de la coma tras el relativo complejo «el cual». La naturaleza tónica de la combinación el cual —frente al resto de los relativos, que son átonos— permite que forme grupos fónicos que se pueden pronunciar entre pausas. La existencia de esta pausa fónica no implica que deba escribirse coma tras el relativo, salvo que inmediatamente después de él se inserte un inciso, un vocativo o cualquiera de las secuencias que han de ir entre comas. Por tanto, no están bien puntuados ejemplos como estos:

Se celebró un acto, en el transcurso del cual, se aplaudió efusivamente al homenajeado (en lugar de Se celebró un acto, en el transcurso del cual se aplaudió efusivamente al homenajeado).

Subieron al avión, dentro del cual, no estaba permitido fumar (en lugar de Subieron al avión, dentro del cual no estaba permitido fumar).Se atrevió a subir a casa de Julia, a la cual, había jurado no volver a ver (en lugar de Se atrevió a subir a la casa de Julia, a la cual había jurado no volver a ver

Oraciones de relativo sin antecedente expreso

Los pronombres relativos quien y el que, así como los adverbios relativos donde, adonde, como, cuando y cuanto, pueden formar subordinadas relativas sin que en el enunciado aparezca un antecedente explícitamente expresado. Estas relativas cumplen las mismas funciones que los grupos nominales; por tanto, pueden ser el sujeto de su oración (Quien lo desee puede venir a verlo), el complemento directo (Escoge el que te guste más), un complemento circunstancial (Donde vivo no hay hospital), etc.

El uso de la coma en estas construcciones obedece a los mismos criterios expuestos para los miembros de la oración simple y para las oraciones subordinadas sustantivas. Por lo tanto, es incorrecto escribir coma tras las relativas sin antecedente expreso que desempeñan la función de sujeto, independientemente de su longitud: Quien no haya rellenado todo el formulario no será atendido (y no Quien no haya rellenado todo el formulario, no será atendido); Los que sufrieron las inundaciones de la pasada primavera tienen derecho a una indemnización (y no Los que sufrieron las inundaciones de las pasada primavera, tienen derecho a una indemnización); Cuantos participamos en el trabajo de la cooperativa sabemos lo útil que es para nuestros intereses ( y no Cuantos participamos en el trabajo de la cooperativa, sabemos lo útil que es para nuestros intereses). Tampoco debe escribirse coma cuando la relativa es atributo, como en Ellos son quienes deben hacerlo, o uno de los complementos seleccionados por el verbo (complemento directo, indirecto o de régimen), aunque aparezcan antepuestos: A quienes no se presenten no les daremos la acreditación; De lo que pasó apenas me acuerdo. Finalmente, si estas oraciones funcionan como complemento circunstancial, pueden aparecer delimitadas por coma cuando preceden al verbo: Cuando salía yo por la puerta, me encontré con Luisa (frente a la ausencia de coma en posición final: Me encontré con Luisa cuando salía yo por la puerta). No suelen llevarla si la subordinada es breve: Cuando quieras no vemos.


Información adicional

En general, las construcciones temporales —vayan introducidas por el relativo cuando, por conjunciones o locuciones conjuntivas como mientras o siempre que, o por adverbios seguidos de complementos oracionales, como antes de que, después de que responden a las mismas reglas de puntuación. En posición inicial se separan mediante coma del resto del enunciado: Cuando salgas, cierra la puerta; Siempre que me necesite, llámeme; Antes de que den las doce, el cuento se acabará. En cambio, no se escribe coma cuando van pospuestas: Cierra la puerta cuando salgas; Llámame siempre que me necesites; El cuento se acabará antes de que den las doce. Análogamente se puntúan otras construcciones temporales, como Al salir el sol, la vista es maravillosa; La vista es maravillosa al salir el sol.


AdvertenciaLas oraciones relativas sin antecedente expreso son frecuentes en refranes y frases hechas: El que da primero da dos veces; Quien calla otorga; A quien madruga Dios le ayuda; Donde las dan las toman; Cuando el río suena, agua lleva, etc. La escritura de coma ha sido habitual en este tipo expresiones, dado que estas construcciones, típicamente orales y de carácter popular, poseen por lo común una estructura bimembre, a veces muy parecida a la de un pareado. Se pronuncian, por ello, con una cesura que se ha representado en la escritura con una coma, con independencia de la estructura sintáctica del refrán. No obstante, se recomienda mantener estas comas solo cuando sean justificables desde el punto de vista sintáctico y, por tanto, evitarlas cuando impliquen una ruptura en la sintaxis, como en el caso de que la relativa desempeñe la función de sujeto: Quien la hace la paga; El que a hierro mata a hierro muere.

Fuente: Ortografía de la lengua española, 2010

LA COMA SIGNOS ORTOGRÁFICOS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: