La coma. Incisos

Uno de los principales usos de la coma es aislar en el texto escrito los incisos, elementos suplementarios que aportan precisiones, ampliaciones, rectificaciones o circunstancias a lo dicho:

  • Este cuadro pretende descubrirnos lo que es el mundo del espectáculo, concretamente el del ballet, antes de su presentación al público.
  • Fíjate, me tuvieron que poner escolta, y encima intervinieron el teléfono para saber de dónde venían las amenazas.
  • La dama húngara ha aprendido, y no precisamente por placer, a distinguir entre la locura como enfermedad y la locura como vicio del espíritu.
  • El general Palomar, cuya vida corría con el siglo, había sido niño trompetero del Ejército Constitucionalista de don Venustiano Carranza.
Información adicionalSe emplea en este apartado el término inciso en un sentido amplio, como equivalente de información incidental. Por tanto, aunque los incisos prototípicos son secuencias que interrumpen el enunciado y aparecen en posición medial (Todos, excepto Luis, fuimos al concierto; Mi hermana, que es cardióloga, lo atendió), se considerará aquí que también lo son las mismas secuencias cuando ocupan posición inicial o final (Excepto Luis, todos fuimos al concierto; Lo atendió mi hermana, que es cardióloga).

La información que aportan los incisos puede estar más o menos ligada al resto del enunciado (Tus rosquillas, ¡qué delicia!, son las mejores que he probado en mi vida, frente a Tus rosquillas, que están deliciosas, son las mejores que he probado en mi vida), pero, en cualquier caso, presentan cierta autonomía gramatical y semántica con respecto a él. Constituyen incisos característicos las siguientes construcciones, separadas, por ello, mediante coma:

  1. Estructuras explicativas, que interrumpen el curso del enunciado para agregar alguna precisión o comentario sobre el elemento nominal que las precede. Estas estructuras explicativas pueden ser aposiciones, es decir, sustantivos o grupos nominales, como en La presentación de Eduardo Romero, el comisario de la exposición, fue muy aplaudida; Mi hermano, Arturo, estuvo allí; adjetivos o grupos adjetivales, como en El agente, robusto, ayudó a los que estaban atrapados; Los soldados, cansados, volvieron al campamento con dos horas de retraso; oraciones adjetivas o de relativo, como La casa, que está al borde del mar, es muy luminosa; Don Alfonso, a quien todos recordamos con cariño, estuvo siempre a nuestro lado; y otras expresiones parentéticas, como La mesa, de madera maciza, estaba colocada en el centro del salón; El cuadro Las meninas, de Diego Velázquez, es una de las mejores obras de la pintura universal.
AdvertenciaFrente a las estructura explicativas, las especificativas no aportan una aclaración sobre el grupo nominal al que modifican, sino que restringen o delimitan el significado del sustantivo que las precede. Estas construcciones, que no interrumpen el curso del enunciado, sino que se integran en el grupo nominal, no se escriben entre comas: así, en la oración Mi hermano Arturo estuvo allí, el nombre propio constituye una aposición especificativa con la que quien habla identifica a uno de sus hermanos, frente a la explicativa ya citada Mi hermano, Arturo, estuvo allí, de la que se deduce que la persona que habla solo tiene un hermano. Del mismo modo, en Los soldados cansados volvieron al campamento con dos hora de retraso, se especifica que, del total de los soldados, algunos, los que estaban cansados, llegaron con retraso; mientras que en la oración con adjetivo explicativo, Los soldados, cansados, volvieron al campamento con dos horas de retraso, se explica que todos los soldados estaban cansados, de ahí que se retrasaran. Son también especificativas, frente a las explicativas anteriormente mencionadas, las construcciones siguientes: La casa que está al borde del mar es muy luminosa; La mesa de madera maciza estaba colocada en el centro del salón; Las meninas de Manolo Valdés son esculturas inspiradas en la obra pintada siglos antes por Velázquez.

Las estructuras explicativas pueden aparecer también en posición final, caso en el que igualmente se separan por coma de su antecedente: Fue muy aplaudida la presentación de Eduardo Romero, el comisario de la exposición; Estuvo siempre a nuestro lado don Alfonso, a quien todos recordamos con cariño.

Los apodos, las designaciones antonomásticas o los seudónimos que pueden sustituir al nombre verdadero constituyen aposiciones explicativas cuando se mencionan tras él; por tanto, en este caso, deben escribirse entre comas: Lola Flores, la Faraona, era una estupenda bailaora; Hoy celebramos el aniversario de la muerte de Simón Bolívar, el Libertador; José Martínez Ruiz, Azorín, perteneció a la generación del 98. Al contrario que estos, los sobrenombres, que deben ir necesariamente acompañados del nombre propio al que especifican, se unen a este sin coma: Alfonso II el Castro, Guzmán el Bueno, Lorenzo el Magnífico.

  1. Construcciones absolutas, en las que se predica algo de un sujeto sin que aparezca un verbo en forma personal. Normalmente tienen como predicado un participio o un gerundio —aunque también pueden construirse con un adjetivo u otras expresiones— y aparecen al comienzo del enunciado: Finalizadas las excavaciones, se organizó una exposición para mostrar los utensilios encontrados; Ayudándose de un destornillador, consiguió abrir el cofre; Una vez limpios los mariscos, se añaden a la sartén; pero también pueden intercalarse, entre comas, en el enunciado: El presidente, terminada la reunión, convocó una rueda de prensa; Los viajeros, viendo su vuelo anulado, reclamaron la devolución del importe de sus billetes.
AdvertenciaEl empleo de comas para encerrar construcciones con gerundio depende de la función que esas construcciones desempeñen en el enunciado. Frente a las construcciones absolutas que aquí se mencionan, que por su carácter incidental se aíslan mediante comas, sería incorrecto escribir este signo en enunciados como Subía la cuesta apoyándose en su bastón o Lamentándote no conseguirás nada, en las que la oración de gerundio es un complemento circunstancial, o en Ver a Juan bailando salsa es todo un espectáculo, donde la secuencia bailando salsa funciona como predicativo del complemento directo Juan.
  1. Expresiones u oraciones de carácter accesorio, sin vinculación sintáctica con los elementos del enunciado en el que se insertan: Están dispuestas a todo, ¡qué barbaridad!, con tal de conseguir lo que quieren; Se presentó a comer, dime tú si no es para matarlo, con diez amigos y sin avisar; No pienso ir a la fiesta, pero, insisto, te ayudaré en los preparativos.
  1. Cualquier otra clase de comentario, explicación o precisión a algo dicho: Toda mi familia, incluido mi hermano, estaba de acuerdo; El buen gobernante, según sostenía un célebre político, debe estar siempre preparado para abandonar el poder.

La consideración de un elemento como inciso puede venir impuesta por el significado, caso en el que la delimitación indicada por la coma es distintiva y, por tanto, obligatoria. Así, como se ha señalado, solo el uso de comas permite distinguir en la escritura una oración de relativo especificativa de una explicativa: Los chicos que han llegado hoy, empezarán el curso mañana / Los chicos, que han llegado hoy, empezarán el curso mañana. Otras veces, en cambio, el uso de la coma responde a la intención comunicativa, de manera que el que escribe puede presentar una misma información como parte central o como elemento periférico y, en consecuencia, sin comas o entre ellas, respectivamente:

  • El actor apareció en escena junto con el director de la obra.
  • El actor apareció en escena, junto con el director de la obra.
  • El destino es sabio a la vez que cruel.
  • El destino es sabio, a la vez que cruel.

Así, aunque lo normal es que las estructuras introducidas por salvo, excepto y menos (Salvo en la Antártida, ha vivido en todos los continentes; Todos, excepto Roberto, estuvieron de acuerdo; Te daré lo que quieras, menos ese anillo) sean de carácter incidental y se escriban, por ello, entre comas, en algún caso la información que estas aportan puede considerarse parte central del mensaje y presentarse integrada en el enunciado. Se imprime con ello mayor relevancia a la construcción exceptiva, que deja de ser incidental y, consecuentemente, de ir aislada por signos de puntuación: Todos excepto Roberto estuvieron de acuerdo; Colaboraron todos menos tú.

Además de la coma, para aislar la información incidental en el interior del enunciado se emplean también la raya y los paréntesis. La elección de uno u otro signo puede responder a motivos subjetivos, como el grado de independencia que quien escribe quiera otorgar al inciso, mayor si se opta por la raya o los paréntesis:

  • Después de finalizar la lectura del documento, Tatiana explicó que aquí, concretamente en este comité, había tenido lugar recientemente un caso de deserción (o de intento de deserción, aún no estaba claro), y que por tal motivo estaba orientado que la fiesta que se realizaría aquí abajo tendría características especiales.

También puede deberse a factores contextuales, como la necesidad de evitar la recurrencia de un mismo signo o de establecer una jerarquización cuando un inciso incluye otro, como muestra el ejemplo siguiente:

  • Al mismo tiempo, tuve acceso a un mundo médico que, para nosotros —europeos—, es bastante desconocido e incluso puede resultar chocante por su frialdad.

Las incorrecciones más comunes en la puntuación de incisos son las siguientes:

  • La omisión de una de las dos comas, lo que suele ser frecuente cuando unos elementos incidentales encierran otros: Al acto acudieron más de doscientos alumnos, quienes junto a sus padres, aplaudieron con entusiasmo las palabras del famoso conferenciante; en lugar de Al acto acudieron más de doscientos alumnos, quienes, junto a sus padres, aplaudieron con entusiasmo las palabras del famoso conferenciante.

El desplazamiento de una de las comas con respecto a la posición que debería ocupar, con lo que el inciso queda erróneamente delimitado. Así, es incorrecta la puntuación en un ejemplo como Había dejado de asistir al coro de la iglesia porque tenía poco tiempo, y encima, le había cambiado la voz, pues se aísla impropiamente la secuencia y encima como inciso (prueba de ello es la agramaticalidad de la oración resultante de su supresión: Había dejado de asistir al coro de la iglesia porque tenía poco tiempo le había cambiado la voz). La puntuación correcta de este enunciado admite dos variantes, según se considere que la oración introducida por y es, toda ella, un inciso coordinativo: Había dejado de asistir al coro de la iglesia porque tenía poco tiempo, y encima le había cambiado la voz; o se estime que es una oración coordinada con la anterior que incluye el adverbio encima como inciso: Había dejado de asistir al coro de la iglesia porque tenía poco tiempo y, encima, le había cambiado la voz.

Fuente: Ortografía de la lengua española, 2010

LA COMA SIGNOS ORTOGRÁFICOS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: