3.4.4.2.5 Uso de los dos puntos

3.4.4.2.5 Con conectores

Una de las características de los conectores discursivos es su escritura entre signos de puntuación. Con respecto a los dos puntos, cabe hacer dos precisiones:

a) Frente al resto de los signos delimitadores, los dos puntos no preceden normalmente a un conector discursivo, salvo que este inicie el discurso directo (Y continuó: «Por tanto, discutiremos este asunto mañana) o presente un valor que los dos puntos no pueden expresar (Vamos a empezar los ejercicios: antes de nada, estiraremos los músculos; en segundo lugar, doblamos…). Así pues, son normales enunciados como

Está aquí, por tanto, pronto lo veremos.

Se ha preparado sin descanso durante diez meses para aprobar esta oposición; por tanto, no tendrá problemas en sacar la plaza (o este mismo enunciado con punto entre las dos oraciones).

En cambio, se recomienda evitar una secuencia como Se ha preparado sin descanso durante diez meses para aprobar esta oposición: por tanto, no tendrá problemas en sacar la plaza. En este caso, el valor consecutivo puede expresarse mediante el elemento por tanto o puede venir indicado por los dos puntos —como se ha explicado en el párrafo anterior—, pero la concurrencia de ambos elementos resulta innecesaria. Así pues, si en este enunciado se emplean los dos puntos, lo más adecuado es prescindir, por redundante, del conector discursivo:

Se ha preparado sin descanso durante diez meses para aprobar esta oposición: no tendrá problemas en sacar la plaza.

b) Suelen escribirse dos puntos detrás de algunos conectores discursivos. Se trata de locuciones de carácter introductorio que detienen el discurso con intención enfática y anuncian una explicación (a saber, es decir, esto es, o sea), un resumen o una reelaboración (en conclusión, pues bien, en/con otras palabras, dicho de otro modo), una ampliación (más aún), una contrargumentación (ahora bien), etc., de la información anterior. La oración que sigue al conector discursivo y a los dos puntos no debe iniciarse con mayúscula:

La voz carbunco se emplea con dos sentidos, a saber: ‘piedra preciosa’ y ‘enfermedad del ganado’.

¿Recuerdas lo que te conté de Ramiro? Pues bien: ha vuelto a hacerlo.

Nunca me ha molestado colaborar. Dicho de otro modo: me gusta ayudar a los demás.

Ha dicho que se iba. Más aún: ha amenazado con no volver jamás.

No quiero que se preocupe mucho. Ahora bien: si sigue doliéndole, vaya al médico.

En la mayoría de estos casos los dos puntos son sustituibles la coma. La diferencia entre el uso de uno u otro signo está en que con la coma el énfasis desaparece y la expectación creada en el lector con respecto a lo que se va a decir es menor.

Fuente: Ortografía de la lengua española, 2010

LOS DOS PUNTOS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: